Los Ciruelos y la Senda del Matraco.

06/06/2.015

Hay que aprovechar la recuperada senda del Matraco, y al contrario que la RBR nosotros la haremos cuesta abajo, que se hace mejor y de vuelta a casa, después de ascender por el camino de los ciruelos en la cara opuesta del Moncalvillo.

La salida de Logroño se hace por los habituales caminos que nos llevan a Santa Coloma, coincide en gran parte con el camino de Santiago y poco tiene que decir que en general son pistas en muy buen estado, pasado Ventosa, iniciamos el primer repecho del día que es asfaltado para bajar rápidamente hacia Santa Coloma, para evitar un tramo de carretera, nos desviamos a la izquierda por un buen camino que nos enlaza con el que viene de la dehesa.

Antes de llegar a la carretera nos desviamos a la izquierda por el camino que sube a la granja, en muy buen estado, hasta que llega a ella, ahora el camino lo invade un cultivo, pero lo evitamos ascendiendo un poco más y volviendo a él por un pequeño atajo, pasamos la portilla, y se ve que se usa muy poco, ya que lo ha invadido la vegetación en forma de ortigal, gracias que son pocos metros, cruzamos el rio, e inciamos el ascenso por el camino de los ciruelos.

Este camino es muy cerrado, frondoso y siempre a la sombra, no es escesivamente duro, pero el desnivel no baja del 10%, en algo menos de 2 kilómetros nos deja en la pista de Santa Coloma, esta ya nos da un respiro en el desnivel, y atravesamos un magnifico hayedo de cuento.

Antes de llegar a la pista de las antenas, nos desviamos a la derecha, para coronar por la cuesta de las nenas, que tiene un principio tranquilo, pero se va endureciendo poco a poco, para terminar con un duro pedregal. Ya hemos echo lo más duro del día.

Ahora nos vamos por la pista lateral hasta su final, termina en el Barranco de la Turriente, que nos bajaría a Castroviejo, pero nos vamos a la izquierda para volver al feo cordal del Serradero, unos pocos metros por él, y una bajada dura de piedras, que nos enlaza con el camino de Nestares, al fondo vemos la ermita de San Bartolomé que es nuestro destino de hoy.

Ascendemos por el camino, no con mucho desnivel y siempre atentos al mojon de piedras que marca el inicio de la senda, está fácil, sin apenas desnivel ni dificultad que nos deja en las campas de la ermita, bonito sitio para admirar el verdor que esta año tiene estas cumbres.

Desde aquí ya bajamos por una pista que enlaza con la principal, y vamos enfilando a tomar la senda del matraco, está vez en bajada, se nota el paso de la rbr, está perfectamente limpia y marcada, se baja rápido y sin complicaciones, llegamos a la que viene de Nestares y giramos a la izquierda para irnos al Solbes, este trozo de bajada es magnifico, y el solbes impresionante, ya se está volviendo a cerrar y recuperando ese salvajismo que tenia antes, eso sí los pasos del rio ahora son mucho mejores.

Hay que estar atentos, porque la pista baja a la carretera, y antes de llegar nos vamos a la izquierda, cruzando por última vez el Solbes, y paralelos a la carretera, con dos fuertes repechones, nos vamos acercando a Panzares, allí, tomamos otra pista lateral que nos lleva a la pista de Urilla en Castañares.

Desde aquí, volvemos un tramo por carretera hasta tomar el camino de Viguera y luego por la regadera a Lardero y a casa. Al final una ruta divertida, con mucha sombra, ideal para días de calor, quitando la cuesta de las nenas el nivel físico no es muy alto, y de técnico tiene poco, para que disfrute todo el mundo.  

COMENTARIOS

Añade tu comentario

pedro

15/06/2015
menuda senda escondida os sacasteis de la manga, todo un lujo

pedro

16/06/2015
lucas, ¿como se podría evitar ese tramo sucio de ortigas?

lukas

17/06/2015
creo que sólo se puede evitar haciendo un pequeño tramo por la carretera y luego cogiendo la pista del merendero