V Fiesta de la Bicicleta en Nájera

25/10/2.015

La idea de ir me llevaba rondando la cabeza unos días, aunque el cuerpo me pedía descanso, ya que tenía un pequeño resfriado. Pero como dicen por ahí, sarna con gusto no pica. Así que casi a última hora decido acompañar a Germán (el que me metió la idea en la cabeza) en esta nueva aventura para mí.

Quedamos en Logroño para salir juntos. Una vez allí nos apuntamos, cogemos el dorsal, charlamos un rato y a por las bicis. Hacemos revisiones de última hora y visto que todo está ok, nos ponemos a calentar un rato. El ambiente se empieza a animar y se ven conocidos y desconocidos, pero todos con la misma idea, la de sufrir un poquito.

Salimos a las 9:00 desde el paseo de San Julián por el centro de Nájera en dirección Alesón, aunque poco antes de llegar giramos a la derecha por el camino de Uruñuela-Castroviejo, para ir paralelos al Rio Yalde. Pasamos la granja y giramos a la izquierda y otra vez a la derecha para quedarnos a escasos metros de Manjarrés, donde seguimos el río, pero esta vez por su otra margen. Pasamos por las zonas de “El Pisón”, “El Chorro” y “El Encinar” para llegar a Santa Coloma, donde una subida corta pero algo resbaladiza nos hace poner pie a más de uno.

Cruzamos el pueblo para seguir por pista en un estado casi perfecto y constante subida, aunque no muy fuerte de momento. A lo largo de este tramo tenemos que cruzar el río Yalde donde más de uno como yo no vemos el paso “limpio” y nos metemos directos al barrizal, cosa que pagamos con un rico frescor de pies. Menos mal que el tiempo acompaña dejando salir al sol y no es mayor el problema.

Llegamos de frente al embalse de Yalde, lo rodeamos por su parte derecha para seguir subiendo por los barrancos de La Magdalena y La Salceda, donde nos adentramos en el bosque, que en esta época del año tienen un color de película. Al rato llegamos a la zona de “Tres Villas” donde nos espera el ansiado avituallamiento para reponer fuerzas. En este punto, la marcha se bifurca en la corta y la larga y decido hacer la larga, así que arranco que se enfría el motor. A poco más de un kilómetro giramos a la derecha para meternos por una senda y bajar por “Los Horcajos”, “Cerrofonso”, “El Rebollar” y “Valdiviendo” para finalmente aparecer en Ledesma cruzando un puente de madera sobre el río, donde nos encontramos con un “miniavituallamiento” y gente animando (eso que no falte).

Desde este punto empezamos a subir todo lo bajado, volvemos a pista subiendo paralelos al arroyo de Navajuelo para aparecer en “Solana Mayor” y seguir rodando. Aquí un pequeño repecho nos hace apretar el culo y calentar bien las piernas pero ya queda poco. Un pequeño descanso y llegamos al segundo avituallamiento, que es el mismo que el primero.

Desde aquí cogemos una senda que nos lleva en un vertiginoso descenso por la zona de “Frascosancho”, donde vamos empalmando pistas con sendas, todas rápidas, divertidas y algo técnicas. Llegamos a Camprovín y seguimos por “Nava”, “La Dehesa” y “Cuestaperos” dirección Arenzana de Abajo. Cruzamos este último y seguimos descendiendo por “Tierra Morena” “Ronco” y “Las Pitanzas”, aquí cruzamos la carretera para seguir por el “camino Soguería” Y llegar al Paseo de San Julián, donde su bonita arboleda nos deja ver la meta al final de recta y oler el tan preciado “preñao” que nos espera.

Aquí el ambiente es distinto al de salida, hay caras de cansancio, exposición de bicis y un pequeño “bike park” para una exhibición de trial. Asique nada señores, esto se acabó. Nos vamos con muy buen sabor de boca y con ganas de vernos en 2016.

 

COMENTARIOS

Añade tu comentario

german

29/10/2015
Muy buena crónica Pablo, la ruta no defraudó en absoluto